viernes, 16 de junio de 2017

Ninfas desnudas (parte 4)

Elena, incrédula, leía y releía el último párrafo. Todo aquello le sonaba a fantasía, a invención, a mito. Sin embargo, había algo verdadero en todo aquello: Paul se había ahogado tratando de perseguir esa fantasía. Tenía que ir allí, tenía que ver aquel lugar por sí misma, tenía que ver qué era real y qué era imaginación. Se montó en el coche y condujo sin pensar en lo que estaba haciendo. Cuando llegó al lago, se dirigió a la orilla de este y miró a su alrededor. Aquel lugar parecía abandonado, parecía que nadie lo hubiese pisado en cien años. Entonces la vio, con su vestido transparente, oculta tras unos árboles, llorando. Se acercó a ella, pero la ninfa echó a correr. Elena la siguió. La ninfa se paró ante el agua. No hablaba, solo sollozaba. «¿Por qué?» gritó Elena. La criatura mitológica le señaló el lago y con un gesto, tal y como había hecho con Paul, le indicó que la siguiera al interior del lago.
Dicen las historias que, durante los días que Elena lamentaba la muerte de Paul, la ninfa lloraba desconsolada y se dejaba ver en la orilla del lago y que, desde que Elena se hundió en las aguas custodiadas por aquel ser, vuelve a reír y correr entre los árboles como una visión celestial. Otras historias cuentan que Elena se ofreció a sí misma como obsequio a las aguas, que estas, agradecidas, la transformaron en una ninfa y que, desde aquel día, son dos las bellas mujeres que corren entre la maleza cogidas de la mano y riendo. Sobre Paul hubo también muchas leyendas, pero estas fueron diluyéndose hasta quedar tan solo como un ínfimo recuerdo, una anécdota sin importancia, sobre el amante loco hundido en las aguas. 
A día de hoy muchas personas acuden  al lago con la esperanza de encontrarse con una de las ninfas, como si se tratasen de genios que pudieran concederles algún deseo oculto. Hasta ahora nadie ha conseguido verlas, aunque muchos afirman haber oído unas risas lejanas, como de burla, que fácilmente podrían confundirse con el murmullo del viento. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario