miércoles, 29 de julio de 2015

Las flores de Blanca.

Pude sentir su aroma. Como de costumbre había utilizado más perfume del necesario e iba dejando un rastro fácilmente distinguible. Esa era una de sus mejores cualidades. A veces creía que lo hacía a propósito con la intención de que yo pudiera encontrarla siempre. Otras, simplemente, pensaba que le gustaba ser el centro de atención y su inconfundible aroma floral ayudaba a dicha tarea. A Blanca le encantaban las flores en su plenitud, el olor, la forma, la simple imagen de una flor. Supongo que le recordaban a ella misma; bellas y delicadas, pero a la vez fuertes.
Una vez cada dos días, Blanca iba a su jardín y recogía un nuevo ramo para colocarlo en el centro neurálgico de la sala en la que pasaba la mayor parte del día; el escritorio del despacho. Cuando se sentía triste o simplemente necesitaba pensar, contemplaba las flores y algo cambiaba en su mirada. A mí me gustaba bromear diciendo que amaba a sus flores más de lo que jamás me amaría a mí y ella, con una sonrisa dulce, me respondía que eso era imposible.
Un día, mientras caminaba por el parque, me encontré de frente con una pequeña tienda en la que había un precioso vestido de flores y no pude evitar pensar en cuánto le gustaría a Blanca. Por eso entré y lo compré. Lo habían metido en una caja que lo protegía de sufrir algún daño y al mismo tiempo hacía una incógnita de su contenido. Cuando llegué a casa, me dirigí con ilusión al despacho. Creo que no se había percatado de mi irrupción hasta que apoyé la caja sobre la mesa. Me observó con interés y yo le pedí, impaciente, que lo abriera.
Estoy seguro de que nunca olvidaré la mirada que me dedicó; no sé si se debió a que no soy la clase de hombre que tiene detalles sin que haya motivo de festejo o si fue porque no se esperaba que apareciese ilusionado por regalarle un vestido blanco de florecitas rojas. Blanca, emocionada, me dio un fuerte abrazo y corrió a probarse el vestido. Nunca la había visto brillar como aquel día.

3 comentarios:

  1. Blanca debería brillar en ese momento como las gotas de rocío posadas sobre los pétalos de flores que tanto ama... Precioso <3

    Te invito a mi iniciativa Reflejos en mi Blog: http://inkwand.blogspot.com.es/p/reflejos.html donde intento hacer un listado de Blogs literarios para tenerlos a mano.

    Besos de tinta

    ResponderEliminar
  2. Owww, me ha encantado tu blog! tienes uno lleno de mucho contenido de calidad! he estado mirando algunos de tus post haha un poco como stalker :P me gusto mucho y te he nominado a un premio en mi blog. Espero que te pases pronto :)
    Viri Villarreal | ❤

    ResponderEliminar
  3. Cuchiiiii me encanto el relato! me he enamorado de verdad! <3

    ResponderEliminar